Anuncio:
Deja un comentario

Quiero y no puedo vol.2: Plásticos imitando aluminio

600px-Circle-question-red.svg

En esta nueva entrega del quiero y no puedo vamos a hablar de esos plásticos grises que ponen algunos fabricantes en sus salpicaderos para imitar el aluminio. Luego es cuando decimos ¿de verdad crees que soy ciego y no tengo tacto en la punta de ningún dedo o extremidad? Veamos, pues, algunos ejemplos.

Una clara muestra de lo que decimos lo encontramos en el antiguo Xsara Picasso. ¿A quién se le ocurrió meter ese trozo de plástico gris ahí? Podríamos pensar que no hay ninguna intención de esconder la procedencia plasticosa de ese elemento, pero entonces tampoco tendría sentido ponerlo en ese color, ya que estás diciendo a gritos: “¡mírame, soy pobre y quiero aluminio, pero no me lo puedo permitir!”.

Citroen-Xsara_Picasso_2004_800x600_wallpaper_1e

Por otro lado, la primera vez que me subí a un Peugeot 407 también me impresionó el gran bloque de plástico imitación aluminio que lleva en la parte central del salpicadero.

Peugeot-407_2004_800x600_wallpaper_1a

Pero en este caso, al menos alguien con dos dedos de frente vio que si en un Picasso quedaba cutre, en una berlina de representación como pretendía ser el 407 quedaba cutre y medio, así que en el restyling se cambiaron las molduras por otras también de plástico pero en negro brillante, que tienen mejor efecto.

Peugeot-407_2009_800x600_wallpaper_10

Luego están algunas cosas raras, como el caso del Suzuki SX4. En el salpicadero encontramos dos franjas largas hechas de aluminio con una presencia impresionante, lo que no acompaña a los materiales de plástico duro de sus alrededores, pero por el precio que tiene se le perdona. En cambio, las molduras del volante, aireadores y manecillas de las puertas están hechos en un plástico de color gris horrible que no engañarían a nadie. Es curioso porque ese interior sería equiparable a un vagabundo con pendientes de diamante.

Suzuki-SX4_2010_800x600_wallpaper_33

Lo que algunos fabricantes deberían aprender es que existen plásticos de buena calidad, y en eso los alemanes son bastante expertos. Si nos fijamos en el interior del Golf Plus, vemos que no hay ningún elemento que quiera imitar aluminio sin serlo. Los cromados ya los trataremos otro día (en este caso también son buenos), ahora debemos fijarnos en los plásticos. Muchos dirán que ese interior es sobrio, pero como mínimo es de calidad; si no nos podemos permitir aluminio le ponemos plástico, pero un plástico bueno, bien ensamblado y sin querer parecer lo que no es. ¿No lo veis así?

Volkswagen-Golf_Plus_2005_800x600_wallpaper_55

Fuente: www.netcarshow.com

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *