Anuncio:
Deja un comentario

Los carroceros perdidos: Emelba

i35qip

Hace unos años, cuando la burrocracia no era tan determinante como ahora, había algunos pequeños carroceros que se dedicaban a hacer transformaciones de modelos de producción. Ayer os hablamos un poco de Emelba, pero no entramos a hablar de su historia ni de todos los modelos que produjo; hoy lo vamos a hacer.

Este pequeño carrocero catalán se fundó en 1978 y se especializó en modificar modelos de SEAT, aunque también llegó a modificar coches de otras marcas como Chevrolet, Citroën, Lada, Peugeot y Talbot. Antes de entrar a valorar los modelos producidos debemos advertir que la mayoría de ellos no son muy de buen ver, pero debemos comprender que en la época cubrían una necesidad y lo menos importante era la estética. Aún así, aunque en aquel momento hubiéramos echado pestes del diseño y de algunas soluciones, hoy en día nos parecen tan raros que incluso llegan a ser apetecibles.

SEAT 127 Samba

DSC_3440_1024x681

El primer modelo que fabricó Emelba fue el 127 Samba. Venía a ser el mismo concepto que el Mehari, una especie de buggy playero descapotable que partía de la base de la segunda generación del 127. El modelo en sí no fue creado por Emelba, sino que era ensamblado bajo la licencia del carrocero italiano Fissore, ya que derivaba del Fiat 127 Scout creado por Ryan Fissore. Podía pedirse con dos tipos de techo, uno semirígido y otro totalmente descapotable; además, tenía cuatro plazas, pero la banqueta trasera podía quitarse quedando así como biplaza.

SEAT 127 Elba

Emelba_127_Elba,_frontal

Este modelo se presentó en el Salón Expomóvil de 1980. Era un rediseño del SEAT 127: delante tenía un parachoques distinto, un spoiler y una calandra cambiada. En la parte trasera, el parachoques era del mismo estilo que en la delantera e incorporaba los pilotos del 131 Supermirafiori. También tenía unas llantas distintas y techo solar. Se cree que solo se fabricó un prototipo de este coche, que no llegó a la producción.

SEAT 127 Póker

Emelba_poker_127_caravana

El 127 Póker vendría a ser lo que hoy conoceríamos como derivado de turismo, como fueron la Renault Express, la Citroën C-15 o la Berlingo. Se presentó en 1980 y podía pedirse en tres carrocerías: cerrada, mixta y pick-up. Esta última carrocería, venía con una lona por si se deseaba proteger la carga de los elementos. La versión mixta estaba completamente acristalada y disponía de un asiento trasero para dos o tres personas que se podía quitar en caso de querer más espacio de carga o llevarnos alguna chavala a algún sitio apartado. En cuanto a mecánica usaba el motor de 903cc del 127, que daba 45cv de potencia en su variante de alta compresión.

Emelba Chato

DSC_3352_1024x681

El Emelba Chato fue un monovolumen derivado del Seat Panda que se presentó en el Salón Expomóvil de 1982. Algunas unidades fueron utilizadas como taxi, ambulancia y policía, aunque la difusión del modelo fue muy escasa ya que era una obra casi artesanal. Lo que se hacía para llevar a cabo la modificación era elevar la altura del Panda, colocar un nuevo capó y desplazar el puesto de conducción hacia una posición más avanzada. Debido a este último aspecto, los pedales quedaban muy en el centro del vehíuclo, de modo que había que conducir con el cuerpo torcido; era muy incómodo.

Emelba_chato_pick-up

Sus mayores bazas eran una capacidad de carga muy elevada y un interior que podía dar cabida a seis personas. Los asientos traseros podían plegarse lo que junto a una puerta trasera de doble hoja le confería mayor facilidad para la carga. En principio disponía de una única puerta corredera lateral, pero había otra versión superior con puertas correderas en ambos lados; otra versión fue la variante pick-up. En cuanto a colores disponibles, la paleta era muy limitada, pues solo se ofrecía en blanco y en rojo, pese a que se conoce que salieron algunas unidades en color azul.

Emelba 903

903-emelba-oficial

El 903 simplemente era una actualización estética del Chato, aunque continuaba siendo difícil de mirar. Si la forma del Panda ya era difícil de asumir, la del Chato y 903 aún lo era más. Esta modernización se llevó a cabo en 1985, tras la ruptura de Fiat y SEAT. Las diferencias más significativas es que ahora se partía de la SEAT Trans, tenía un motor más potente, una calandra modernizada, nuevos parachoques y aletines de plástico. Si del Chato se produjeron pocas unidades, aún fueron menos las de 903.

Emelba Panda-Terra / Pandita

Emelba_pandita_4x4

Otro engendro sobre la base del Panda fue el Panda-Terra y el Pandita. Pese a que tenían nombres distintos, ambos usaban la misma plataforma para distintos fines. El Panda-Terra pertenecía a la versión pick-up del Panda, mientras que el Pandita era la versión descapotable. De este último también se hicieron versiones 4×4 en colaboración con Juncosa (preparador Catalán) de las que hay algunas fotos espectaculares poniéndolos a prueba. Con este tipo de tracción podía llegar a trepar por pendientes del 55%.

Emelba Elba

Emelba_elba_5_puertas_interior

Esta redundancia de nombres pertenecía a una versión del Panda (otra más) con cinco puertas que se presentó en 1983. Lo más curioso es que para ello no se había incrementado la longitud del coche sino que Emelba se limitó a modificar el pilar B para hacerlo más pequeño y redujo las dimensiones de las puertas delanteras. Hubo muchos problemas con Fiat porque ellos también habían desarrollado una versión con cinco puertas que no se llegó a fabricar. Por dicha causa, hay todo un buen embrollo en el que nadie se aclara de si queda solo un prototipo o si llegaron a fabricarse algunas unidades.

SEAT Panda Diésel

panda-1

Como aún faltaban cosas para hacerle al Panda, Emelba proyectó en 1984 la introducción de un motor diésel al pequeño utilitario español. El tractor en cuestión hubiera equipado un motor tricilíndrico atmosférico de origen Daihatsu, el CL-10 de 993cm3 con una potencia total incapaz de despeinarte, 37cv a 4.600RPM.

Emelba Ronda

Emelba_ronda_taller

Directamente derivado del Seat Ronda, en 1983 el Emelba venía a sustituir lo que había sido el SEAT 127 Póker. Incorporaba el motor diésel de Fiat, el 1.7 de 55cv que ofrecía un par motor de 98Nm. Fue uno de los modelos del carrocero catalán que más se vendieron, gracias, en gran medida a las cuatro variantes disponibles: cerrada, mixta, pick-up e isotermo. Llama la atención la conversión a autocaravana que se realizó sobre la base del pick-up.

Ronda_familiar_lateral

Sobre la base del Ronda también se proyectó una variante familiar que prometía tener elementos bastante lujosos para la época, como puertas correderas eléctricas, asientos envolventes correderos,… Los problemas burocráticos echaron por tierra las previsiones de 5.000 unidades anuales y quedó solamente un prototipo.

Emelba Ritmo Elba

Ritmo_elba_furgon7

Durante los mismos años que el Ronda, Emelba realizaba también el derivado de turismo del Ritmo, con el mismo motor 1.7 diésel de 55cv y 98Nm de par. Al igual que el otro modelo, en cuanto a carrocerías había también cuatro opciones: cerrada, mixta, pick-up e isotermo. Por lo que más destacaba era por ofrecer un confort de marcha por encima de la competencia, quizá fue por eso que gozó de buenas ventas.

Emelba Spica

autocaravana-emelba-camper

En el salón Expoocio de 1985 Emelba sorprendió a muchos con una autocaravana de grandes dimensiones, hecha a la americana. Utilizaba el chasis fabricado por la misma empresa y un motor GMC diésel de seis cilindros y tres litros. Desde un principio no se sabía si se montaría en España o no, pero al final, otra vez por problemas burocráticos, fue condenada al olvido.

Peugeot 205 Cabrio Emelba

emelba205cabrio2

No solo de SEAT vivía Emelba, así que en el salón del automóvil de 1985 se presentaron con su interpretación del Peugeot 205 Cabrio. Destacaba porque no tenía la barra antivuelco del modelo de serie, lo que le daba una estética más limpia. A ello también ayudaba una capota que quedaba escondida en un arcón del mismo color de la carrocería, pero eso reducía mucho el tamaño del maletero hasta dejarlo casi inservible. Además modificaron la base para aportar rigidez al conjunto. Este proyecto quedó solo en ese prototipo presentado, ya que nunca llegó a producirse.

Emelba Minibús Lujo

busbus3

La empresa catalana también se atrevió con la creación de un minibús de lujo, en colaboración con la empresa vecina dedicada a ello Autobuses Ayats. Fue otro proyecto presentado en el salón del automóvil de 1985. Disponía de asientos para 17 pasajeros, solo una puerta tanto para acceder como para salir y un motor V8 diésel Chevrolet con 125cv asociado a una caja de cambios automática de tres marchas.

Talbot Samba Descapotable

800px-Talbot_Samba_Cabrio_Roma_1984

Otro modelo descapotable muy parecido al Peugeot 205. Se presentó en 1984 y, al igual que el Peugeot, tenía el mismo sistema de replegar la capota sobre el maletero, aunque éste sí disponía de barra antivuelco. El Talbot descapotable se ofrecía en los concesionarios de la marca con un sobreprecio de 180.000 pesetas sobre el modelo elegido. Hubo muchos más carroceros produciendo la versión descapotable del Talbot.

Talbot Horizon Furgoneta Emelba

horizon-furgoneta-1

Presentado en 1986, se trataba de un derivado de turismo sobre el Talbot Horizon. Se distribuía a través de los concesionarios Talbot y se ofrecía en tres tipos de carrocería distintos: cerrada, mixta e isotermo. Solo podía escogerse en color blanco, aunque si se compraban cuatro unidades o más, se podían escoger otros colores. Gracias a una suspensión reforzada conseguía llegar a una carga útil de casi media tonelada. A nivel mecánico disponía del indestructible 1.9 diésel de 65cv de PSA.

SEAT Ibiza Pick-Up

ibizapickup2sx7

Fue uno de los últimos proyectos de Emelba, se presentó en 1986. La caja trasera estaba construida en fibra de vidrio para evitar oxidaciones y facilitar la limpieza; también tenía la suspensión reforzada para lograr cargar un peso. Se quería ofrecer en varios tipos de terminaciones y motores, pero quedó todo en un prototipo, nunca llegó a comercializarse.

Opel Corsa Cabrio

Emelba8

Como en el Talbot Samba, Emelba hizo lo propio con el Opel Corsa de primera generación, allá por 1984. Destacaba por la facilidad de replegar la lona sobre el maletero del coche, pero al igual que en el prototipo del Peugeot 205 y del Talbot Samba, el maletero quedaba seriamente reducido. Otra similitud con el Talbot es que podía conseguirse a través de los concesionarios con un sobrecoste de 180.000 pesetas sobre el modelo elegido.

Citroën Visa Cabrio

1983_visa

A parte de los derivados de turismo también los descapotables eran la especialidad de Emelba. El Citroën Visa también pasó por caja y recibió una variante descapotable. A diferencia de los otros descapotables del mismo carrocero, éste conservaba los marcos de las puertas.

Lada Niva Cabrio

VAZ-2121_customized_to_cabriolet_(side_view)

El Niva Cabrio, uno de los últimos proyectos de la empresa, conservaba el pilar B a modo de barra antivuelco. Era muy parecido a los otros modelos descapotables de la marca. Parece ser que llegó para plantar cara a los todoterrenos de Suzuki, que se ofrecían con capota de lona y empezaban a venderse bastante bien.

Emelba 7

emelba-7

Éste fue el último modelo de Emelba y jugó un papel fundamental en su cierre. El 7 era un monovolumen basado en el Ibiza, al que se le había alargado la plataforma unos 30cm, se le había reforzado la suspensión, tenía los asientos delanteros giratorios, asientos traseros desmontables y plegables,… Destacaba su importante equipamiento de serie que contaba con pintura metalizada de un color o bicolor, cristales tintados, faros halógenos, limpia luneta posterior, reposacabezas delanteros, cinco velocidades preinstalación de radio y aire acondicionado delantero. Para aligerar peso la carrocería estaba hecha en fibra, pero compartía algunos elementos con el Ibiza. Se ofrecía en dos variantes, gasolina y diésel, pero el gasolina era mejor en todos los aspectos, ya que incluso tenía un menor consumo que el diésel. Además, con él conseguía sobrepasar los 160km/h.

El cierre

Lo que motivó el cierre de la empresa fueron un cúmulo de circunstancias. Por un lado, estaba teniendo bastantes problemas económicos que esperaba solventar al empezar a fabricar el 7 (tenían unas previsiones de 5.000 unidades anuales). Faltaba poco tiempo para los juegos olímpicos de Barcelona en 1992 y se valoraba la idea de usar un solo modelo de coche para los taxis. Ante la buena acogida que tuvo el Emelba 7, la compañía participó en el concurso, pero la idea no salió adelante. Esto hubiera supuesto la fabricación de un buen número de unidades hasta 1992 (se dice que alrededor de 11.000).

Por otra parte, si no se llegó a vender el 7 a nivel comercial fue porque SEAT, cansada de las deudas de Emelba, dejó de suministrarle las bases para hacer las conversiones. Ante tal problema, la compañía endeudada intentó buscar inversores para poder producir su nuevo modelo, pero las negociaciones no llegaron a buen puerto y Emelba quebró.

Fuentes: Wikipedia.org, Wikimedia.org, Opelcorsa-a.com, HistoriaSeat.com y Pieldetoro.com

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *