Anuncio:
Deja un comentario

Deportivos Japoneses de los ’90 (Parte 1)

Satellite_image_of_Japan_in_May_2003

Saludos de nuevo, vengo para continuar la “saga Japonesa”, esta vez con los deportivos japoneses de los ’90, que sin duda revolucionaron el panorama automovilístico mundial. Espero que os guste y que me acompañéis de nuevo a Japón.

10.- Mazda MX-5 J-LIMITED II (NA, J) ’93

Mazda-MX-5_1989_800x600_wallpaper_05

Arrancamos con la máxima expresión de unión entre el conductor y su vehículo, y es que esto es lo que significa su nombre en japonés, Jinba Ittai, literalmente la unión entre el jinete y su caballo. Ésta es la sensación que producía y produce este coche al ser conducido, y es que cuando se le ve por la calle salta a la vista; especialmente de noche, que es cuando consigue “levantar la vista” y enseñarnos esa cara de sapo sonriente que tiene este coche. Esto es un aspecto que delata su juguetón comportamiento en las curvas. Y es que lo tenía todo, tracción trasera, una estética bonita, un bajo peso y un precio imbatible. Todo eso junto lo convirtió en uno de los coches más buscados por la gente joven que quería divertirse al volante.

De hecho no lo hicieron en vano, ya que su motor B6ZE (RS) de 4 cilindros y 1.6 litros de cilindrada con 16 válvulas por cilindro, lograba en japón una potencia màxima de 120 cv. Con la línea roja a 7.200 rpm, lograba 136 Nm de par motor, que ponían el coche a 100 por hora en 8,6 segundos. Eso contando que no estuvieses yendo de lado, ya que era lo más usual.

Con 1005 kg en la báscula era una experiencia de conducción, sin duda, inolvidable, y seguía haciéndote sonreír hasta unos 197 Km/h, sin duda nada mal dadas sus especificaciones.

9.- Subaru Legacy Touring Wagon GT-B ’96

800px-'95-'96_Subaru_Legacy_Wagon_Front_(Byward_Auto_Classic)

¿Quién dice que un coche familiar no puede ser divertido, ni tener aspiraciones deportivas? Eso es totalmente incierto. Lo cierto es que en el mundo hay bastantes fruteros que pueden ser más divertidos, y más bonitos que cualquier otro coche, pero vamos con el Legacy. Digamos que no es precisamente un coche llamativo, con vinilos horteros atravesando su carrocería, ni grandes alerones,… Es más bien un chico tímido que ocasionalmente sale de su casa para hacer recados y llevar cosas. Eso sí, si alguien le hace enfadar es alguien muy diferente, gracias a lo que esconde bajo su capó. Se trata del EJ20H, con 4 cilindros en línea y 2 litros de cilindrada con un turbo que genera una potencia de 250 cv. Y muchos diréis que su peso, de 1.600kg, era enorme, pero con su asombroso par de 340Nm y gracias a su fantástico motor bóxer conseguía empujarte hacia los 100 en unos 6,3 segundos, y seguía empujando hacia los 245 km/h, sin duda engañó a muchos que lo subestimaron por su discreta apariencia.

 8.- Toyota Celica GT-FOUR RC ( ST185 ) ’91

800px-CelicaST185GT4A10517FG

Raro es el caso de este Celica, al revés de muchos coches que salieron en la parte de los ’80, dónde la versión de la que hablaba era la menos conocida. En cambio, en este caso la versión de inicios de los ’90 es la más popular, y por suerte la que no es hortera. Eso gracias a nuestro querido Carlos Sainz y su increíble hazaña en el mundial de rallyes con Toyota. Encima se hizo una edición limitada llamada con el nombre de este piloto español.

Con solo verlo se veía de qué estaba hecho este coche, era como uno de esos peces que se mueven tan rápidamente entre el lodo mezclado con agua, ya que se podía adaptar a cualquier situación que se le presentase.

El motor de este anfibio era el 3S-GTE, que llevaba un intercooler y encima un turbo de doble entrada. Con todas estas especificaciones conseguía un increíble par de 304Nm y 225 cv, que te catapultaban hacia su velocidad punta en un suspiro. Sin duda fue un coche para recordar.

7.- Suzuki Cappuccino (EA21R)  ’95

Suzuki_Cappuccino_front

No, no estoy hablando de café, aunque este tipo de café es muy bueno, sin embargo creo que su pariente japonés es mucho mejor. Este coche es como un hámster: motor delantero, tracción trasera, un peso ínfimo y una distribución de pesos de 50/50 (creo que al señor Fàbrega le gustará éste). Fue diseñado para entrar en el segmento de los Kei Cars deportivos de japón, y para rivalizar con algunos como el Mazda AZ-1 (echadle un vistazo, vale la pena), y es que estos pequeños coches conseguían sacar una sonrisa a cualquiera.

La verdad es que razones no le faltaban, con un peso ridículo de 725kg en la báscula, con  su l3 DOHC de 660 cm3 y un turbo generaba 63 cv, pero claro, no debemos olvidar su peso. Yo considero que el Renault Clio de segunda generación con 60cv es rápido y pesa más o menos 1.000kg. Ahora imaginaos ir con ese coche por un puerto de montaña… Sus prestaciones eran muy buenas para un coche de esa potencia, y si se modificaba bien el motor, con solo unos pocos retoques podía sobrepasar fácilmente los 100 cv. Imaginaos un coche de poco más de 700 kg y 100 cv, impresionante. Pero vamos con sus prestaciones reales, iba de 0 a 100 en 8,2 segundos y llegaba a una velocidad punta de 150 km/h, suficiente para divertirse, ¿no? Para terminar os dejo con una frase de alguien que seguro que conocéis.

“”If ever the perfect car was built for summer in the city, it’s the Suzuki Cappuccino.”

-Jeremy Clarkson.

6.- Honda S2000 ’99

Honda-S2000_2000_800x600_wallpaper_0f

Vamos con el descapotable más famoso de Honda, sin duda uno de mis favoritos de japón, un descapotable atmosférico y de tracción trasera, ¿se puede pedir algo más? En realidad sí se puede, y este coche os lo va a demostrar. ¿Sabéis esos peces típicos de Japón que se ponen en los pequeños estanques de jardín? Sí, esos que tienen colores tan bonitos, los Koi japoneses. Pues resulta que este coche es como una carpa Koi: bonito divertido, pero mejor no lo hagas enfadar, porque te va a comer. Así es este coche, uno a tener en cuenta, pobrecito el que lo subestime, porque va a perder!

Respecto a las prestaciones, su FJ20 VTEC, con sus 2 litros de cilindrada conseguía algo a tener en cuenta tratándose de un motor atmosférico. Ni más ni menos que 237 o 247 cv, dependiendo de la versión elegida, la de 237 cv a 8.300 rpm conseguía un asombroso par de 208 Nm, nada mal para ir sin turbo, y te plantaba a los 100 por hora en 6,3 segundos, y sin parar hasta los 240 km/h con solo 1.250 kg. En las carreteras de montaña era como un Koi en el estanque, coleteando felizmente, y no precisamente despacio.

Aquí termina la primera parte de los ’90, nos vemos en la segunda, arigato!

Fuentes: zeperfs.com, suzukicappuccinoreview.co.uk, automobile-catalog.com, wikipedia.org, wikimedia.org y netcarshow.com

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *