Anuncio:
Deja un comentario

Deportivos japoneses de los ’80 ( Parte 2 )

Satellite_image_of_Japan_in_May_2003

¡Sayonara! Seguimos con la segunda parte del artículo de los deportivos japoneses de los ’80, si recordáis nos quedamos con el 300ZX. Preparaos, poneos el cinturón de seguridad, porque vamos a arrancar fuerte con los 5 primeros puestos. En esta segunda parte habrá los que hemos escogido cuidadosamente como los mejores coches japoneses, según nuestro criterio, claro está. ¡Arrancamos!

5. Mitsubishi Starion GSR – VR 89′

Mitsubishi_Starion

Vamos con el Starion, conocido, como no, por su espectacular versión de rally que dejó encantado a muchos con su rompedora estética (incluso a mí). En su versión de rally era más bien similar a un galgo de competición, pero a mí sinceramente siempre me ha gustado más su versión de calle.

Algunos dicen que el mejor amigo del ser humano es el perro, y con ese coche pasa algo similar, es como el perro siempre fiel que está esperando a su propietario en casa; y siempre lo espera con una gran sonrisa y coleteando (nótese el paralelismo). Este coche es de tracción trasera, lo que lo hace ser un Mitsubishi especial. Respecto a su mecánica, había muchas versiones, pero  la de que hablamos montaba el 2.6 4G54 Turbo que conseguía un asombroso par de 314 Nm con solo 170 cv. Siendo un motor de 4 cilindros, con esas especificaciones conseguía llevarte de 0 a 100 en unos asombrosos 7.1 segundos y quitando el limitador de velocidad conseguía llegar a unos respetables 220 Km/h, en resumen, uno de los coupés más respetables de Japón.

 

4. Mazda RX-7  GT-X (FC) ’89

800px-Mazda_RX7

Este coche es espectacular. Muchos conocen a su “hermano pequeño”, el FD, pero a mí me gusta más este. Entre todos los RX-7 para mí éste es el mejor. No lo subestiméis por su serio aspecto, ya que es uno muy inteligente, sino que este coche es más bien un tipo tranquilo y serio elaborando teorías automovilísticas en su ordenador. Es, ni más ni menos, que la viva imagen de Ryosuke Takahashi de Initial D (para los que no hayan visto la serie, es el personaje más inteligente de la misma, el que dirige las carreras).

Su fantástico motor rotativo, el 13B Turbo, generaba 200 cv de potencia. Formado por 2 rotores y con 1,300 cm3 de cilindrada, conseguía un generoso par de 265 Nm a 3500 rpm. Con su espectacular sonido y su tracción trasera cautivó a los aficionados de los coches deportivos inteligentes, hecho que se vio incrementado al salir el famoso anime japonés Initial D. En resumen, era un coche inteligente y pasional, además de divertido.

 

3. Toyota MR2 1600G ’86

800px-Toyota_MR2_AW11_1986

Vamos con el MR2, sin duda uno de los matagigantes más emblemáticos de la historia. Aunque yo no os voy a hablar del MR2 que todo el mundo conoce y que salió a finales de los ’90, os voy a hablar del MR2 que lleva mi motor japonés favorito, el 4A-GEU, el famoso motor del 86. Este coche me cautivó con su estética y pequeño tamaño, a mí me hace pensar en un Yorkshire Terrier, conocidos aquí como “Jorsai”. Y es que este coche presenta la misma actitud, una cola feliz y un peso muy pero que muy ínfimo, 1020 kg. Su motor 1.6 de aspiración natural y 120cv conseguía, junto con una relación peso potencia más que notable de 14,5 kg/CV, un par de 142 Nm a 5.200 rpm. Por eso se convirtió en el coche que conducían muchos apasionados del motor, ya que si se conseguía controlar era un verdadero terror de las curvas.

 

2. Nissan Silvia 240RS (S110) ’83

800px-Nissan_240RS_003

Este Silvia es muy especial, quedan muy pocos modelos como éste. Literalmente se podría describir como la bestia de la carretera, y es que a pesar de su estética robusta, solo alcanzaba los 970 Kg. Fue preparado por Nissan para correr en el grupo B de los rallyes, antes de la trágica racha de accidentes. Lo que le hacía especial, fue su tracción trasera y su motor atmosférico, el FJ24 con 2,3 litros de cilindrada. Con 4 cilindros y 16 válvulas, conseguía 235Nm a 6000 rpm y unos asombrosos 230cv de potencia, la lástima fue que no pudo participar porque las normas cambiaron mucho y Nissan decidió mantener el coche así.

 

1. Toyota Sprinter Trueno GT-APEX (AE86) ’83

Toyota_Corolla_GT_AE86_Trueno_hatchback

Vamos con la joya de la corona, o mejor dicho la bola de arroz, porque con sus colores nos recuerda a ello. El mejor coche de Japón, y con el mejor motor para muchos, el 86, conocido como Hachi Roku, es el más emblemático; y es que para mí significa mucho. Ya de pequeño me gustaba este coche, recuerdo interminables tardes jugando con él en el Gran Turismo 2. Creo que lo que significa es el espíritu de lucha y el afán de superación, ya que no se necesita dinero para ser el mejor. Esto es lo que me enseñó este coche, que siempre se batía en duelo con coches mucho más poderosos que él y seguía allí, luchando sin cesar. Su famoso motor el 4A-GEU, conseguía 120cv a 7.200 rpm.

Pero aún hay más, Toyota no se dio por vencida y decidió hacer una versión especial de este emblemático coche, con un motor derivado directamente de la competición. Era el 86 TRD, con una versión mejorada del 4A-GEU, que disponía de 20 válvulas y evidentemente era de aspiración natural, con un peso ligeramente rebajado y su capacidad para llegar hasta ¡10.000 rpm! Era el terror de los puertos de montaña y uno de los pocos atmosféricos en competición. Estaba tan bien reglado que daba 240cv que no paraban de empujar hasta las 10.000 rpm. ¡Qué he dicho! si se quería se podía empujar hasta las 12.000 rpm, pero era peligroso, así que lo limitaron a “solo” 10.000.

Espero que os haya gustado mucho esta parte final de deportivos japoneses de los ’80, nos vemos en el próximo,¡sayonara!

 

Fuentes: automobile-catalog.com, niponcars.es, zeperfs.com, wikipedia.org y wikimedia.org

Nota: Algunas de las imágenes puede que no coincidan con el modelo descrito debido a la dificultad que presenta la obtención de las mismas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *