Anuncio:
Deja un comentario

Saab, vuelve la inteligencia Sueca

So_Saaby_)_(9160255080)

Saab (Svenska Aeroplan Aktiebogalet), rivalizando con Volvo, siempre ha hecho unos coches dignos de admiración, con unas características propias, y también especiales. A muchos nos regalaron muchas sonrisas con sus coches, pero en 2012 el fabricante sueco cerraba sus puertas a causa de la bancarrota y nos dejaba con rostro de tristeza. Ayer, lunes 2 de Diciembre de 2013, Saab vuelve a la vida y saca su primer 9-3 de la planta de Trolhattan, pero trasladémonos al pasado, cuando Saab empezaba a producir sus coches.

En los años ’30 Saab era conocida por ser un importante fabricante de aviones militares, aunque en los ’40 decidieron pasarse a las cuatro ruedas. En 1946 se presentó un prototipo muy curioso, el Saab 92.001 y un año más tarde el Saab 92.002, que su rompedora estética nos hacía pensar en una nube, ya que disponía de un Cx realmente bajo para la época. Y es que este coche acabó llegando a producción bajo el nombre de Saab 92, el primer Saab de producción de la historia. Por eso es una marca que  merece ser mencionada, ya que dedicaba  un cariño especial a sus coches. Mientras que Austin tardaba 27 segundos en sacar un coche de su fábrica, Saab tardaba 27 minutos. Algo más debían de hacer los de Saab, ¡digo yo!

Saab-UrSaab_1947_800x600_wallpaper_01

El Saab 92 se fabricaba con un motor de 2 tiempos y 2 cilindros en línea que generaba 25 cv. El principal problema de ese coche era que en invierno, se podía meter nieve entre las ruedas y el paso de rueda y bloquearse la dirección. Además, en bajadas pronunciadas, al ser un motor de dos tiempos, había que mantener el gas pisado para que no se sobrecalentara el motor, pero entonces se sobrecalentaban los frenos, al tener que usarlos más a menudo. En ése momento, como se había acabado la guerra y había pintura verde para dar y regalar, todos los Saabs 92 eran verdes, sin excepción. Saab empezaba a ganarse su merecida reputación, ya que años más tarde ganó sus primeros rallyes con un Saab 94, conducido por Erik Carlsson, un coche que destacaba por su carrocería con forma de huevo que le permitía volver a caer sobre sus cuatro ruedas después de un vuelco; era como un gato.

Saab-UrSaab_1947_800x600_wallpaper_03

Los de Saab eran unos auténticos genios del automóvil, ya que siempre iban un paso por delante de las otras marcas. Un Saab era especial, ya que eran coches serios a la par que divertidos, algo difícil de combinar; y además con su tracción delantera conseguían una diversión superior a la de muchos coches con tracción trasera.

Una de sus mejores ideas fue el 99 Turbo, que fue el primer coche convencional en incorporar un turbo de serie. Gracias a Saab todo el mundo se volvió loco, ya que todas las marcas ponían turbo en el nombre de sus productos, aunque no fuesen coches, porque no lo podéis negar, la palabra turbo suena muy bien. Y es que gracias a su 4 cilindros 16v Turbo, con 160cv conseguía catapultarte a los 100km/h en 8 segundos, cifra considerable en su época. Además también estaba su estética, con esa forma parecía a un zapato deportivo, eso sí, sin grandes adornos, pero terminando con un discreto alerón que le daba un aire mágico. Este coche fue el que se ganó los clientes de Saab, sin duda gente especial, y con gusto.

Saab-99_1976_800x600_wallpaper_03

Aunque la mejor idea que tuvo Saab fue la del 900, que nos hacía recordar aquel 99 Turbo, ya que su estética estaba claramente inspirada en ése. Y encima sus especificaciones eran idénticas: 4 cilindros, 16 válvulas y un turbo. Este coche fue el último Saab que fue 100% made in Sweden, made in Saab, así que tuvo muchos seguidores, y los sigue teniendo.

Y es que Saab hacía unos coches muy buenos, se preocupaban mucho para la seguridad, hacían los pilares tan fuertes que en los rallyes casi no necesitaban barras antivuelco, hasta realizaban el famoso test del alce antes que las marcas empezaran a hacerlo. Los Saabs eran muy seguros.

Saab-900_Turbo_16S_1984_800x600_wallpaper_01

Las pocas veces que Saab hizo coches juntamente con otras marcas, siempre se quejaban porque decían que lo que hacían los otros no estaba bien, y tenían razón, pero esto supuso un coste que Saab no pudo pagar, lo que obligó en 2012 a cerrar las fabricas completamente. Pero vamos a lo que viene ahora, la buena noticia: Saab reanudó la producción, ayer lunes 2 de noviembre de 2013, Ahora mismo está en buenas manos, en las de la NEVS (National Electric Vehicle Sweden). De momento, el 93 que se empezará a producir empleará un motor de gasolina sobrealimentado y se sabe que empezará a desarrollar motores eléctricos. ¿A vosotros qué os parece, volverá el 900? Esperemos que sí…

Saab-900_Turbo_16S_1984_800x600_wallpaper_03

Fuentes: wikimedia.org y netcarshow.com

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *