Anuncio:
Deja un comentario

La lechuga explosiva de Barcelona

Explosion-taxi-Toyota-Prius-Barcelona

Ayer un Toyota Prius explotó en la ciudad condal provocando tres heridos, cristales rotos, niños llorando, gente asustada y más cosas de esas. Hoy, Toyota ha colgado un comunicado en su web de prensa aclarando que han mandado un técnico a evaluar la lechuga explosiva de Barcelona.

Ahora es un momento de esos que la gente podría aprovechar para decir que estos coches son inseguros porque explotan y más blasfemias del mismo estilo. Aún así, debemos ser justos, pensar fríamente por qué pasó esto y si podría volver a pasar y es que aquí, la marca no tiene nada que ver con el incidente. Ayer mismo, según los medios que dieron el suceso se comentaba que el coche hacía dos semanas que había sido equipado con un sistema de GLP, es decir, un depósito de gas licuado de petróleo para hacer funcionar el coche. Además, el taller encargado de la conversión del vehículo a GLP, anuló dicho sistema debido a que marcaba erróneamente la cantidad de gas que había en el depósito, lo que hace pensar que había una fuga.

Por tanto, como decíamos, la explosión parece que provenía del sistema de gas, un elemento que no viene de serie en el coche y de la que sería responsable la empresa que lo montó. Entonces, ¿deberíamos pensar que el GLP es peligroso porque puede explotar? Bueno, explotar puede hacerlo, pero debemos tener en cuenta que es la primera vez que pasa esto y que estos sistemas se llevan montando desde hace más de treinta años. Los depósitos de ahora incluso están pensados para resistir accidentes, así que aunque nos peguemos una buena torta, no debemos sufrir para que nos pase lo que a los coches de Hollywood: explotar en medio de una gran bola de fuego.

Lo malo es que ahora haya cuatro alarmistas que se crean que esto es un problema muy gordo que puede pasarle a todo el mundo en cualquier momento y empiece a poner impuestos y normas estúpidas para “regularizarlo”. Si además miramos cómo está el precio del GLP y el auge que está teniendo últimamente, aún hay más papeletas para la llegada de la burrocracia. En conclusión, no nos alarmemos que esto es un caso aislado y vigilemos a los pazguatos de turno.

Fuentes: Foto de periodismodelmotor.com e información de La Vanguardia

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *